Internacionalización: ¿Motivada por la vanidad o por la realidad desde la humildad?